Hasta el 21 de septiembre puede verse en el museo parisino Jeu de Paume la exposición Protographies del colombiano Óscar Muñoz. Protographies es un término que no es el “instante decisivo” bressoniano sino que se ubica justo antes o justo después de éste, designando los momentos anterior y posterior a la captura fotográfica. Este término sirve al artista para reflexionar sobre la capacidad que tienen las imágenes para retener la memoria.
En la exposición se muestran trabajos de Muñoz que abarcan cuatro décadas de práctica artística y que cubren diversas técnicas: fotografía, grabado, instalación, vídeo y escultura. Aliento (1995), por ejemplo, es una serie de retratos impresos en fotoserigrafía sobre espejos; la impresión solo se revela cuando el espectador respira sobre su propia imagen reflejada. En Narciso (2001-2002) “un autorretrato flota en la superficie del agua, pero el círculo del fondo y el sonido del agua corriente señalan que se trata de un lavamanos y anticipan para el espectador lo que será el destino de la imagen”. Así, vemos en la obra de Múñoz desdibujarse los límites entre disciplinas; los medios e imágenes se mezclan y yuxtaponen, como sucede con los recuerdos. (Jeu de Paume, París. Del 3 de junio al 21 de septiembre de 2014).

Imagen: Oscar Muñoz. Linea del destino, 2006. Video 4/3, noir et blanc, sans son, 1 min 54 s.