Un grupo de más de 130 críticos de arte, comisarios, historiadores y artistas entre los que se encuentran Shirin Neshat, Mona Hatoum, Akram Zaatari, Yto Barrada, Walid Raad, Sharon Hayes, Emily Jacir o Kader Attia han hecho pública su disconformidad ante las penosas condiciones laborales de los trabajadores que están edificando el futuro museo Guggenheim de Abu Dhabi. Los horarios excesivos, la falta de contratos, la carencia de medidas de seguridad adecuadas y los salarios bajos son algunas de las incidencias que denuncian estos artistas ya que el proyecto de Frank Gerhy está valorado en más de 800 millones de dólares y no se puede permitir que un museo se construya sobre el sufrimiento y el abuso. Para manifestar la protesta contra esta situación se ha enviado una carta a Richard Armstron, director de la Solomon Solomon R. Guggenheim Foundation. Los artistas han declarado en ella que de no cambiar estas condiciones y respetarse los derechos humanos boicotearán el museo con acciones como, por ejemplo, no permitir que sus obras formen parte de la colección, ni que se puedan hacer exposiciones con ellas.