Hace tan sólo unos días que relatábamos cómo un grupo de artistas holandeses había protestado mediante un anuncio en The New York Times por los recortes gubernamentales en el sector de las artes y la cultura. A estas protestas se han sumado ahora las que están aconteciendo en Italia precisamente por los mismos motivos. Los recortes en este país han sido drásticos y los presupuestos destinados al arte se han reducido en más del 50% habiendo pasado de 2,2 billones de euros a 1 billón de euros para este año. De este modo son muchas las instituciones que se han visto obligadas a la privatización lo que está causando un gran malestar entre los intelectuales de este país lo que se ha traducido en protestas a las puertas de diversas instituciones como el Teatro Valle o el MACRO de Roma. Los manifestantes han afirmado su empeño de no cesar en las protestas hasta que el bienestar cultural se garantice y se salvaguarde.