La obra de Lee Lozano se ubica en una etapa en la que coincidía con la eclosión de movimientos civiles, antibélicos y el espíritu reivindicativo, libre y desenfadado de los años sesenta en la política norteamericana. En tan sólo doce años Lozano produjo una obra provocadora que cuestionaba todas las estructuras que la sociedad había impuesto hasta ese momento. Ahora, parte de ese trabajo se muestra en la primera retrospectiva en España dedicada a la artista y que acoge el Museo Reina Sofía desde el 31 de mayo hasta el 25 de septiembre. La exposición, comisariada por Manuel Borja-Villel y Teresa Velázquez y que se presenta al público bajo el título Forzar la máquina, pretende reflexionar sobre el propósito de crear las pinturas de energía, tal y como definía la propia artista a través de 150 obras que incluyen tanto pinturas como dibujos de diferentes series y periodos, que abarcan desde los años 60 hasta principios de los años 70. En esta retrospectiva se analizará la forma de entender e incorporar las casuísticas de este periodo, que definió las condiciones cambiantes del arte, que tenía esta artista norteamericana. Su carrera, breve pero de gran peso, se vio claramente influida por su interés por la ciencia y los fenómenos relacionados con la energía y las matemáticas.

De entre las obras que se han seleccionado para la exposición, destaca un volumen de dibujos y pinturas cargadas de erotismo que Lee Lozano realizó entre 1961 y 1963; en ellas se conjugan órganos del cuerpo y utensilios de trabajo que conforman una amalgama agresiva. Tras esto, el trabajo de la artista viró a una paleta de colores más austera, lo que supuso un punto de inflexión en su producción; su atención se centró en herramientas industriales, primeros planos de estos objetos que estaban cargados de una turbadora ambigüedad pero en los que todavía aún se podía encontrar una referencia sexual. Un año después, en 1965 su producción se vuelve más abstracta y minimalista y comienza a realizar las pinturas de energía, en las que consigue una experiencia espacial a través de planos geométricos y efectos ópticos. De aquí surgieron obras como las Wave Series, muy significativa para las investigaciones sobre la energía y las ondas electromagnéticas. Su carrera finalizó en 1972, tras crear Drop Out Piece, un manifiesto en el que la artista renunciaba a formar parte del sistema del arte.

(Lee Lozano: forzar la máquina en el Museo Reina Sofía, Madrid. Desde el 31 de mayo hasta el 25 de septiembre de 2017)