En 1915 Kazimir Malevich pintó un cuadrado negro en un lienzo blanco. Lo llamó “forma cero”, y ciertamente representó un fundido a negro que clausuraba la pintura figurativa y del que emergería un vocabulario pictórico nuevo. Se presentó ese año en Petrogrado (actual San Petersburgo) y cambió el curso del arte mundial, influyendo en géneros tan dispares como el Dadá, el Surrealismo o el Minimalismo. El cuadrado negro es una de las obras que estará -aunque con un craquelado que quizás le resta algo de su abismal densidad original- en la exposición que presenta estos días la TATE Modern, Malevich, revolutionary of Russian art (Malevich, revolucionario del arte ruso). A pesar de su influencia, no es fácil ver obra de Malevich: gran parte de su trabajo está en Rusia o en colecciones privadas, por lo que esta retrospectiva, la primera que se hace en el Reino Unido, es una excelente oportunidad de conocer de primera mano las pinturas del ruso. Además, en la exposición del TATE se revisa la época anterior al cuadrado, cuando Malevich aún pintaba paisajes rusos, agricultores en los campos y escenas religiosas; no hay que olvidar que, antes de asociarse sin remedio a la revolución y las Vanguardias, el autor vivió la Rusia zarista y la Primera Guerra Mundial. La muestra recorre esta etapa para continuar con la evolución hacia la abstracción y sus obras maestras supremáticas, su abandono temporal de la pintura para dedicarse a la docencia y la escritura y, por fin, su muy debatida vuelta a la pintura figurativa hacia el final de su vida. Se pueden ver por tanto obras anteriores y posteriores al “Malevich-Malevich” que todos conocemos.
La exposición reúne pinturas, esculturas, teatro y una colección inédita de dibujos que ofrece una completa panorámica de su carrera. Son muchos los que han colaborado a la muestra: hay préstamos de la Khardzhiev Collection de Amsterdam y la Costakis Collection, SMCA-Thessaloniki, todo para compartir la obra de quien dijo “Me veo en el espacio disimulado entre puntos y bandas coloreadas; allí, en medio de ellos, parto hacia el abismo. Este verano yo me proclamo presidente del espacio”. (TATE Modern, Londres. Malevich, revolutionary of Russian art, del 16 de julio al 26 de octubre).

Imagen: Kazimir Malevich. Shroud of Christ (Sudario de Cristo), 1908.