Si hace unos meses anunciábamos la convocatoria del Levallois Prize, que premia la fotografía internacional, estos días hemos conocido por fin a los ganadores. Prix Levallois Laureate ha ido a parar a Tom Callemin (Bélgica, 1991), con su proyecto Index, donde más que buscar la realidad, la reconstruye a través de recuerdos y memoria. Sus fotografías, en blanco y negro, evocan situaciones irónicas, casi irreales, donde los personajes aparecen atrapados en sus propios pensamientos. Callemin recibe 10.000 euros y una exposición en la Galería de L´Escale de Levallois a finales de este año. La Mención Especial de esta edición ha sido para David Fathi (Francia, 1985), con Anecdotal, un trabajo en torno a las bombas nucleares, su uso estratégico y su proliferación masiva desde la Segunda Guerra Mundial (más de 2.000 han explotado en la tierra desde 1945). Finalmente, Grégoire Pujade-Lauraine (Francia, 1981) ha obtenido el Audience Award, que otorga el público; A Perpetual Season es un recorrido fotográfico por una ciudad soñada, una especie de Arcadia invertida donde las recurrentes formas del hormigón y extraños seres humanos conforman el nuevo orden.

Para los premios se presentaron 520 solicitudes de 51 países, con participantes de entre 19 y 35 años; desde la organización destacan la fuerte presencia de artistas españoles y franceses entre los presentados, con fotógrafos como Miren Pastor, Olmo González, Arnau Blanch, Sebastiano Bruno, o Bego Anton; entre otros.


Imagen: Tom Callemin. Una de las fotografías de la serie Index.