En 2007 Shalva Breves creador de la fundación y la revista ArtChronika, una de las más prestigiosas revistas de arte en Rusia, creaba el Premio Kandinsky para la promoción del arte contemporáneo en este país. Un galardón que celebra ahora su quinto aniversario y que, tan sólo cinco años después, se ha convertido en uno de los más relevantes a nivel nacional, en un sinónimo de innovación y prosperidad que, consolidado dentro de las fronteras rusas, busca la expansión y la visibilidad de sus artistas en el extranjero.

Para ello la fundación ha organizado En un desorden absoluto. Premio Kandinsky (2007-2012), una muestra que reúne a los ganadores y finalistas de las cinco ediciones del premio y que está itinerando por diversas ciudades para dar a conocer lo más puntero del arte ruso actual.

Hasta finales de septiembre esta muestra en la que participan creadores como Blue Noses, Blue Soup, Alexander Brodsky, Dmitri Gutov, Alexei Kallima, Irina Korina, Valery Koshlyakov, Oleg Kulik, Natalia Mali, Vladislav Mamyshev-Monroe, Boris Orlov o Anya Zholud estará en el Arts Santa Mònica de Barcelona. Una muestra que intenta sistematizar las prácticas contemporáneas rusas, visibilizar las tendencias creativas actuales y recuperar una visión renovada y más moderna del concepto de “escuela nacional”. Hasta el 29 de septiembre en el Arts Santa Mònica de Barcelona.

Imagen: Blue Noses. An Epoch of Clemency, 2005.