Desde 2009 la turística ciudad de Benidorm cuenta con un nuevo paseo marítimo reformado por OAB (Office of architecture in Barcelona). Una sinuosa sucesión de curvas de colores configuran el recorrido junto al mar y es por su adaptación al espacio y el medio, su pragmatismo (es de un material imperbeable para que la gente que sale de la playa repose en el paseo tranquilamente) y la modernidad de sus formas por lo que se le ha concedido ahora un premio al mejor diseño urbano, el WAN Award 2011.