Los hijos del escultor Eduardo Chillida han comparecido ante el Parlamento de Vitoria para manifestar su disposición a retomar las negociaciones de cara a una posible reapertura del museo que hasta hace poco salvaguardaba el legado artístico de su padre. Las negociaciones previas se vieron interrumpidas por parte de la familia cuando las instituciones vascas se negaron a cumplir una de las peticiones estipuladas por los herederos, la del derecho de veto. Una circunstancia que los familiares mantienen todavía y, a pesar de la cual, están dispuestos a continuar discutiendo posibles vías para reabrir el centro. Por el momento todos los partidos han accedido a que estas negociaciones e vuelvan a retomar por lo que el culébrón Chillida-Leku continúa.