Este proyecto, comisariado por el coleccionista Antonio Lobo, es la primera de una serie de muestras que la galería Slowtrack quiere dedicar a dar la palabra a algunos coleccionistas como demostración de la importancia de la figura del coleccionista. No se trata de grandes mecenas sino de coleccionistas privados de un nivel más al alcance de la realidad de cada uno de nosotros. Antonio Lobo es un coleccionista que se podría llamar “mínimo” ya que repetidas veces ha comentado que sólo compra hasta 2.000 euros por pieza y se mueve en unos límites económicos que le hacen ser un coleccionista cercano. Su actitud personal y la orientación de su colección de arte (Etra, como él la ha titulado) está muy cercana a los artistas jóvenes y su actividad en las redes sociales le convierten en una figura de la escena madrileña.

Para esta ocasión aprovecha para explicarnos su pensamiento y actitud frente al arte y la sociedad: “La exposición Por el Buen Camino. 10 artistas, 20 obras y una acción flamenco social, debe ser entendida como un paseo catártico, como un dejarse golpear para salir siendo diferentes de las salas, de la galería reconvertida en laboratorio social. Diferentes en el mirar y en el ser. Más ciudadanos, más amantes del arte, más coleccionistas, más sociedad bien intencionada”. Los artistas seleccionados son: El Banquete, Olalla Gómez, Nuria Güell, Teresa Margolles, Eugenio Merino, Noaz, Concha Pérez, Paula Rubio Infante, Avelino Sala, Andrés Senra y Flox-6×8.

(Slowtrack, Madrid, del 19 de noviembre de 2015 al 29 de enero de 2016)