La directora de la Fundación Granell, Natalia Fernández Segarra, ha publicado un comunicado en respuesta a un artículo publicado por el periódico El correo gallego. En el mencionado texto se aludía a la fundación como una entidad que “ocupa uno de los edificios más grandes y emblemáticos del casco histórico, pero la actividad que se genera en ella es muy reducida” y se informaba sobre la propuesta del Ayuntamiento de rentabilizar el edificio organizando “aperitivos” o incluyendo una cafetería en sus instalaciones. El menosprecio de la labor cultural implícito en esta noticia ha indignado a los trabajadores de la Fundación que se creó en 1995 y desde entonces ha reunido una colección de más de 30.000 obras, una patrimonio bibliográfico con más de 20.000 documentos, además de haber organizado actividades didácticas y exposiciones.