La instalación Plegaria Muda (2008-2010) continúa su itinerancia a través del mundo y ahora puede verse en el MAXXI de Roma. Un trabajo que se inicia en el año 2004 a partir de un informe oficial que cifra en más de diez mil las muertes violentas de jóvenes en los últimos 20 años en los ghettos de Los Ángeles. La artista traza un paralelismo con los 15.000 jóvenes asesinados en Colombia por el ejército colombiano entre 2003 y 2009. La reflexión sobre la naturaleza violenta del conflicto social, la relación entre víctima y verdugo y la conclusión de que estas similitudes entre el proceso colombiano y el que tiene lugar en Los Ángeles se debe a lo que se denomina “muerte social” o muerte en vida, que se desarrolla en lugares y franjas sociales que realmente permanecen al margen del interés público. Son muertes que no le interesan a nadie y por lo tanto se acumulan sin solución, en una gran fosa común. Esta tragedia universal la centra y simboliza Doris Salcedo en su país, Colombia, que ella considera “el país de la muerte insepulta”. La instalación es un túmulo de mesas de madera de las que surgen brotes de hierba y de musgo, símbolos de las muertes individuales que representan. El silencio y la magnificencia definen una instalación sobrecogedora en su sencillez y rotundidad. Hasta el 24 de junio.