Transformar los objetos cotidianos en arte es una descripción simplificada del trabajo de la alemana Karin Sander (Westfalia, 1957). Lechugas, peras, manzanas, lechugas… elevadas a la categoria de arte mediante colores chillones, llamativos y en perfectas condiciones. Una obra que expuso en la Villa Massimo de Roma y que vacila entre la provocación o sencillamente, se trata de otra versión de los detalles de frisos y columnas que inundan el arte clásico y modernista.

La Galería Helga de Alvear expone Kitchen Pieces, un conjunto de frutas y verduras que parecen crear un mundo fantástico y creativo. En esta linea ha trabajado Sander porque el suyo es un arte sencillo, sin excesos, minimalista. Destacan las figuras hiperrealistas a pequeña escala de sí misma y de sus allegados en la Trienal de Escultura de Stuttgart. Una invitación a percibir la realidad con otros ojos.

(Karin Sander. Kitchen Pieces. Galería Helga de Alvear, Madrid. Desde el 21 de abril hasta el 15 de julio de 2016)