En julio de este año el artista Piero Manzoni habría cumplido ochenta años. Sin embargo, y a pesar de ser considerado como una de las principales figuras del body art y del arte italiano de postguerra, murió repentinamente a los 29.

Ahora, medio siglo después de su fallecimiento, el museo Stadel le dedica a este creador una gran retrospectiva en la que se ha reunido su obra haciendo hincapié en el cambio de paradigmas que introdujo el artista con obras como Merda d’artista, Scultura vivente o los cuerpos firmados, convertidos así como reza el subtítulo de la exposición, en obras de arte. El sentido del humor, la crítica y la ironía recorren esta selección de trabajos, cerca del centenar, con los que Manzoni recuerda a Duchamp al desafiar ciertas convenciones y abrir nuevos caminos creativos entre los que la subversión del artista genio se halla muy presente en la última etapa. Una muestra en la que además, se pueden ver obras mucho menos conocidas de este creador como, por ejemplo, sus trabajos informalistas de los años 50. Un artista al que el tiempo no le dejó seguir evolucionado pero que, a pesar de todo, su obra si le ha sobrevivido. Hasta el 26 de junio.

Imagen: Piero Manzoni. Firma del cuerpo de una modelo en Milán,