Siguiendo las noticias del cuadro de Pablo Picasso, propiedad de Jaime Botín, encontrado en un yate en Córcega, hay que confirmar que el cuadro ya ha regresado a España y se ha depositado en las bodegas del Museo Nacional de Arte Contemporáneo Reina Sofía a la espera de las decisiones que las autoridades finalmente tomen. Llegó en un vuelo a Madrid el martes a primera hora de la tarde, a pesar de que las informaciones eran que quedaría retenido en Francia. Si finalmente se confirma que ha estado a punto de ser sacado del país ilegalmente su propiedad pasaría a ser del Estado.