Un Picasso por algo menos de 450 euros, un Rembrandt por 900 y un Matisse por unos 1.200. Obras de arte a precio de ganga, obras que se anuncian en distintas plataformas web como verdaderas pero que, sin embargo, son copias o falsificaciones. Lo que es evidente para cualquier experto se está convirtiendo en un negocio habitual o, visto de otro modo si se tiene en cuenta que se asrgura como garantía la veracidad de la obra, en un timo, un fraude susceptible de alcanzar a cualquier incrédulo que navegue por la red. Y es que son múltiples las webs dedicadas a la venta de obras de grandes maestros a bajos precios con pretextos varios e inverosímiles. Como dato apuntar que, la fundación de Giacometti en París tiene contabilizadas unas 2.500 esculturas falsas de este artista solamente online.

Imagen: Visualización de obras falsas de Calder en la web.