La perfección se ha convertido en el objetivo último de las fotografías de Robert Mapplethorpe tal y como muestra el J. P. Getty Museum y Los Angeles County Museum (LACMA). Ambas instituciones se ponen de acuerdo para realizar la retrospectiva más significativa de este icono de los ochenta en Los Angeles: Robert Mapplethorpe: The Perfect Medium. La exposición comienza en el Getty, mostrando sus primeros pasos en la fotografía con su musa Patti Smith quien realiza también una performance durante la exposición en homenaje al fotógrafo y amigo. En estos primeros años podemos ver cómo la vida y la obra de Mapplethorpe se van entremezclando, incluyendo a sus amigos y a sus amantes en sus imágenes. Visibilizar el cuerpo masculino como modelo, como objeto de contemplación y de deseo era algo inusual, pero había una huella todavía más singular en su obra: una provocación intrínseca envuelta de una extrema belleza y atracción. Diversiones y perversiones que, inscritas en arte político que reinaba en los ochenta, buscaban una reacción, una movilización y concienciación de otros cánones posibles, especialmente en cuanto a la liberación de las ataduras de la representación masculina.

Bajo este trabajo aparentemente osado y reaccionario hay una profundidad y reflexión en sus imágenes que bebían de la Historia del Arte, concretamente de la antigüedad clásica, como se aprecia en Ken, Lydia y Tyler (1985) basada en Las tres gracias. En palabras del conservador de fotografía del Getty, Paul Martineau: “Era mucho más sofisticado de lo que la gente cree. Era un artista que entendió el valor de su intuición y su visión. Se hizo a sí mismo. Aprendió fotografía e historia, aprendió a vender su obra, a manejar un estudio y mantener el interés del público por su trabajo”. Destacan las fotografías de la culturista Lisa Lyon; el retrato de su benefactor Samuel J Wagstarff Jr.; y sobre todo sus icónicas fotografías de flores cuya sensualidad y extrema delicadeza contrastan con su reconocida controversia. Incluso, a propósito de una exposición de sus declaradas “imágenes obscenas” en el Centro de Arte Contemporáneo de Cincinnati, llegaron a arrestar a su director Dennis Barrie.

Robert Mapplethorpe, Calla Lily, 1984

Robert Mapplethorpe, Calla Lily, 1984

Su incansable trabajo y provocación a través la belleza, la gelatina de plata y la armonía de sus referencias clásicas, y sobre todo su osadía, le acompañaron hasta sus últimos días. Cuando le diagnosticaron sida en 1988, un año antes de su muerte, comenzó a trabajar en la creación del The Robert Mapplethorpe Foundation cuyo archivo se alberga en el Getty Research Institute. Las itinerancias en Canadá y Australia de la muestra suponen el broche a una carrera de éxito de uno de los artistas más influyentes del siglo XXI.

(J. Paul Getty Museum y LACMA, del 15 y 20 de marzo respectivamente al 31 de julio, 2016; el Musée des beaux-arts de Montréal, del 10 de septiembre del 2016 al 15 de enero de 2017; y en la Art Gallery of New South Wales, Sydney, de octubre de 2017 a febrero de 2018)