Fluido es el título de la sorprendente instalación realizada por el noruego Per Barclay en la nave central del CAC de Málaga. Una instalación que ha inundado literalmente uno de sus espacio emblemáticos con siete mil litros de aceite negro. Un trabajo que se muestra aislado del espectador el cual, sólo puede contemplar la pieza desde el exterior, dejándole, como única forma de interacción posible, la mirada contemplativa. Fluido consigue crear un enorme espejo negro que refleja la estructura arquitectónica del centro, desvelando una parte del mismo a la que habitualmente se le presta poca atención pero escondiendo, a su vez, lo que se oculta en el interior, debajo de la opaca y misteriosa superficie líquida. Per Barclay habitualmente trabaja con líquidos en sus intalaciones como el aceite indistrial, la sangre u otros materiales con altas cargas simbólicas con los que se adueña del espacio para generar sensaciones de inquietud y ansiedad en el observador. Este nuevo trabajo se podrá visitar en Málaga hasta el 4 de septiembre.