Famosos por sus cuadros de guerra y paisajes, la obra de Paul Nash se vio influenciada por los artistas surrealistas, siendo Chirico el que mayor impacto causó en el británico. Nacido en Londres a finales del siglo XIX, se consolidó como artista tras la Primera Guerra Mundial, en donde sirvió como soldado. En el periodo de entreguerras su obra se ligó a las vanguardias, exponiendo junto con los surrealistas en distintas ocasiones. Durante la Segunda Guerra Mundial, su obra se torno hacia la crónica de guerra, falleciendo en 1946. La evolución artística de Nash se fue moldeando según las contiendas bélicas, seria casi imposible entender el arte del pintor sin comprender las consecuencias de las grandes guerras. Comenzó siendo un artista con estilo conservador, influido por la tradición paisajista inglesa, para evolucionar durante la primera gran guerra a cuadros de gran formato, deformando los paisajes, como la contienda deformaba la orografía. Su obra más creativa y personal se dio en la década de los años 20. La característica innata de Nash fue combinar la tradición inglesa con las vanguardias europeas. Su obra Equivalents fot the megaliths es un ejemplo de ello, transformando los megalito de Wiltshire en formas geométricas dando como resultado una obra propia del surrealismo. Tal fue su implicación con las vanguardias que en el año 1933 creó el grupo vanguardista Unit One.

La Tate Britain nos acerca al lado más surrealista y místico de Nash, abordando los distintos paisajes que representa su obra. Fascinado por el paso del tiempo en Gran Bretaña, estudio las geografía del sur de Inglaterra, explorando sus costas, pero también las fases de la luna, el entorno que le rodeaba para posteriormente plasmarlo en su obra, creando una mitología única. esta exposición pone de manifiesto la importancia del pintor en el arte moderno británico a través de un recorrido por su obra más significativa.

(Paul Nash en la Tate Britain. Desde el 26 de octubre hasta el 5 de marzo de 2017)