El fotógrafo británico Paul Graham (1956) es el ganador del premio Hasselbald de fotografía. Un galardón internacional que concede anualmente 150.000 libras y una exposición individual que, en el caso de Graham, tendrá lugar desde el 26 de octubre en el Hasselblad Center del Gothenburg Museum of Art en Suecia. Paul Graham es uno de los creadores más brillantes de su generación, lleva más de cuarenta años dedicado a fotografiar “el espíritu de una época” con imágenes vivas, sutilmente políticas que van desde los paisajes de gran belleza realizados en zonas políticamente conflictivas como el Norte de Irlanda, pasando por series más melancólicas que hablan del paso del tiempo y la juventud que se escapa como son los reatros de veinteañeros de End of an Age, hasta las imágenes de pintadas en puertas y paredes de la serie Paintings, con las que consigue una gran abstracción y lirismo, o los personajes desfavorecidos, muy lejanos al llamado sueño norteamericano, de
A Shimmer of Possibility. Un creador actual y consolidado que con su arte dignifica, con cada imagen que elabora, la fotografía.