En el año 1905 el Salón de otoño de París acogió una exposición que mostraba las obras de un conjunto de jóvenes artistas, movidos por sus sentimientos y que plasmaban en sus obras una gama de colores intensos, desdibujando las lineas. Presentadas en torno a una escultura de corte renacentista del escultor Albert Marquet; Louis Vauxcelles, crítico de arte, afirmó sobre la exposición la premisa Mais c’est Donatello parmi les fauves (Donatello entre las fieras). Fue en ese momento cuando este grupo de artistas, este movimiento, se denominó Fauvismo (Fiera en francés). No existió un manifiesto que los uniese, ni un movimiento propio, ellos nunca se sintieron parte de una corriente artística, pero tenían muchas cosas en común. Matisse, Derain, Vlaminck, Manguin, Marquet, Dufy o Braque son algunos de los nombres propios que conformaron el Fauvismo, una fuerte amistad entre ellos los unió, pero dos hechos fueron relevantes para que este grupo de jóvenes comenzase a usar paletas de color virulentas. Primero porque se vieron influenciados por tres grandes artistas que a finales del XIX marcaría una revolución en el arte, que resultaría en movimientos como el Fauvismo o los pertenecientes a las Vanguardias: Van Gogh, Cézannne y Gauguin. El otro factor imprescindible en la difusión que recibió este movimiento la encontramos en la fuerte difusión que encontraron entre los marchantes de arte. Pero una figura se alza como nexo conector entre todos, Gustave Moreau, maestro de casi todos ellos y que les enseñó a pintar con independencia y a usar los sentimientos y el temperamento propio a favor de la obra, pasmándolo en el lienzo. El resultado: expresión frente a la composición y el orden.

Dividida en cinco apartados, Fundación Mapfre expone Los Fauves, la pasión por el color, un acercamiento completo a este periodo de la Historia del Arte, con obras de los grandes maestros del mismo, repasando no solo las obras de Matisse, Derain o Manguin, sino que también se profundiza en los lazos de unión entre ellos. El Fauvismo abarcó un corto periodo de tiempo, tan solo unos años a comienzos de siglo (1094-1908), posteriormente, cada artista evolucionó de distintas maneras. (Braque, por ejemplo, evolucionó hacia el cubismo). El Fauvismo antes del Fauvismo, primera parada de la exposición, a modo introductorio, una muestra de los primeros intentos que evolucionarían a los fauve. Los fauves se retratan hace referencia a esas amistades que existían entre ellos, Acróbatas de la luz y la Fiereza del color exponen el apogeo del movimiento. La exposición cierra con Senderos que se bifurcan, la muerte del movimiento que, evoluciona de distintas maneras, desde el cubismo hasta el expresionismo.

(Los Fauves. La pasión por el color en Fundación Mapfre. Desde el 22 de octubre hasta el 29 de enero de 2017)