El Centro de Arte de Alcobendas expone el último trabajo del fotógrafo Ricardo Casas (Orihuela, 1971). Con el título Palomas al Aire, Casas se adentra en uno de los pequeños rincones sociales en los que se produce un cierto anacronismo cultural. En este caso, Casas investiga la colombicultura deportiva, una práctica casi exclusiva en España. La cría de palomos no consiste únicamente en su cuidado y alimentación, sino que se convierte en un ritual en el que el colombaire deposita sus espectativas de éxito, sus esperanzas y anhelos. No es una exhibición de fuerta, ni de belleza ni destrezas. El palomo vencedor es aquel que más y mejor corteja a la hembra.

Las fotografías de Ricardo Casas se centran en las aves, pintadas como banderas multicolor, como si de una hinchada deportiva se tratara. Entre el humor y la fascinación Ricardo Casas se acerca, casi como fotoperiodista, a esta realidad que parece no encajar del todo con los tiempos modernos. Una vez más el alicantino presenta una metáfora sobre la relación entre los hombres y la naturaleza como ya hizo en trabajos anteriores como El porqué de las naranjas o Belleza de Barrio. Ricardo Casas es Licenciado en Ciencias de la Información en Bilbao, ha sido alumno y profesor de las escuela de fotografía Blank Paper, EID y EFTI.

(Ricardo Casas. Palomas al Aire. Centro de Arte de Alcobendas, Madrid. Desde el 5 de mayo hasta el 22 de junio de 2016)