La violencia política y el sufrimiento de aquellos que han quedado excluidos de unas condiciones de vida digna son aspectos que Doris Salcedo (Bogotá, 1958) ha abordado a lo largo de su carrera artística. Mediante profundos procesos de investigación y partiendo de una concepción expandida de la escultura, Salcedo busca reconstruir la historia, una historia que considera incompleta y fragmentada y en la que no todas las voces disfrutan del mismo nivel de representación, del mismo espacio de enunciación.

El Museo Reina Sofía acoge a partir de este viernes 6 de octubre y hasta el 1 de abril de 2018 Palimpsesto, una intervención de Doris Salcedo en el Palacio de Cristal. El proyecto confirma la decidida apuesta de Salcedo por presentar la violencia sin violencia y responde, asimismo, al modus operandi habitual de la artista, cuyos trabajos requieren de un complejo y minucioso trabajo de conceptualización, investigación y ejecución.

Palimpsesto, de Doris Salcedo, se concibe, igual que otros de sus trabajos, como una oración fúnebre mediante la que erigir una poética del duelo entiendo que, para la artista, el duelo es la acción humana que permite devolver la dignidad y la humanidad arrebatadas. En este caso, la intervención que se ha llevado a cabo en el Palacio de Cristal, consiste en una serie de gotas en el suelo que, lentamente, se unen hasta formar los nombres de hombres y mujeres que se han ahogado al intentar llegar a Europa en busca de una vida mejor. Doris Salcedo consigue, así, hacer perceptible el dolor sin la necesidad de mostrarlo de manera explícita. Asimismo, la crítica a una sociedad europea anestesiada e inconsciente se hace presente en un proyecto que aborda uno de los hechos más dramáticos de nuestra historia reciente: la muerte de miles de personas en las aguas del Mediterráneo.

(Palimpsesto de Doris Salcedo en el Palacio de Cristal del Museo Reina Sofía. Del 6 de octubre al 1 de abril de 2018)