Lo que podrían parecer tres artistas contrapuestos, se reúnen en la Tate Liverpool en las exposiciones que se inauguran esta primavera. Por un lado, la gran artista surrealista Leonora Carrington (1917-2011), considerada la última de las pintoras mágicas; le sigue Cathy Wilkes (1966) y termina con las fotografías experimentales del artista, diseñador y educador György Kepes (1906–2001). Este trío de nombres y estilos se enmarcan dentro del programa del museo bajo el título Surreal Landscapes. Leonora Carrington nace y pasa su infancia en Lancashire en 1917. En 1942 se asienta en México, donde se rodea de una comunidad de inmigrantes creativos. La biografía de Carrington influye notablemente en su trabajo, como su relación con el artista surrealista Max Ernst, su crisis mental y su posterior marcha de México. Su “geografía personal” se muestra en esta exposición retrospectiva donde se incluyen pinturas, dibujos, esculturas, tapices, pequeñas historias, y poemas, entre otros. Su habilidad para mezclar disciplinas hace de su práctica particularmente interesante para el contexto actual.

Le sigue la muestra de Cathy Wilkes, nominada al Premio Turner. Podemos ver desde sus instalaciones más recientes a las producciones realizadas en la última década. En un espacio arquitectónico concreto del centro, elegido por la artista, se sitúan piezas adecuadas al lugar, permitiendo una mayor percepción de todo el trabajo de Wilkes. György Kepes, artista húngaro, trabaja sobre la luz como un objeto de estudio, combinando los lenguajes del arte y la ciencia para crear un léxico muy particular, del que resultan unas imágenes que se mueven entre el dibujo y la abstracción fotográfica. Tres exposiciones con tres paisajes surrealistas muy distintos que coinciden en el tiempo en la sucursal de la Tate en Liverpool. (Surreal Landscapes: Leonora Carrington / Cathy Wilkes / György Kepes, Tate Liverpool. Del 6 de marzo al 31 de mayo de 2015).


Imagen: György Kepes. Detalle de Untitled, 1932-50.