El filósofo Nelson Brissac Peixoto presenta su último libro donde propone una interesante reflexión sobre la obra del artista Robert Smithson en función de su relación con la geofísica, la termodinámica y la geofilosofía de Deleuze. Tres aspectos divergentes pero interrelacionados que arrojan una nueva luz sobre la trayectoria de este “landartista” el cual, supo adelantarse a su época con sus radicales propuestas que no fueron sino una tentativa de construir un “paisaje crítico”. Esta obra pretende además analizar cómo afecta al arte contemporáneo la revolución científica de los años 70 y cómo, a su vez, algunos aspectos que eran tendencia en las artes, tenían su correspondiente interés en el terreno de la ciencia desvelando una hibridación multidisciplinar totalmente acorde con la creación contemporánea.