El artista valenciano presenta un mundo colorido en el que pequeñas figuras de polvo y mármol cabalgan en torno a una escultura mayor. Paisaje originario recrea una pequeña sociedad de jinetes abstractos, algunos atrapados en vitrinas, en la que el espectador observará un paralelismo entre las dinámicas y comportamientos presentes en su vida y en la propia obra. Este proyecto de esculturas que dedica especial atención a la forma y textura de los personajes, se podrá visitar hasta el 15 de junio.
Imagen: Paco López. Paisaje originario, 2012. Galería Punto, Valencia