Son tiempos de crisis, también para el cine en versión original. El público fiel a V.O. desaparece poco a poco, en parte porque en muchas ocasiones el cine de versión original actual sólo siginifica un ahorro al no pagar el doblaje cuyo coste es significativamente mayor que el del subtitulado. Es un momento en el que se eligen mejor las películas que se ven porque el cine se ha convertido en una afición cara. Los cines VERDI de Madrid han optado este verano por recuperar a este público amante del cine de autor y presenta una colección de clásicos restaurados, una selección de imprescindibles que se pueden volver a ver en la gran pantalla. Se inaugura hoy viernes este ciclo de verano con El Padrino al que seguirán otros hitos de la historia del cine como La muerte tenía un precio, Repulsión, Fanny y Alexander o Los 400 golpes.