El Museo D´orsay tuvo que cancelar la inauguración de sus nuevos espacios a causa de una huelga de trabajadores. Unos espacios que suponen una adición de 6.400 metros al que se considera el museo impresionista más importante del mundo, abierto hace 25 años en una antigua estación de ferrocarril. Durante un año y medio gran parte de sus salas han estado cerradas a causa de las renovaciones que han costado unos 25 millones de euros y que, tras la inauguración oficial, se pensaban abrir al público el 20 de octubre. Una reapertura que se llevaba anunciando meses y que se ha postpuesto ahora a causa de la huelga provocada por la falta de medios y los recortes gubernamentales. El museo no ha hecho ninguna declaración respecto a la nueva fecha de reapertura.