En la exposición Double Life, la artista rusa realiza una serie de retratos videográficos de artistas contemporáneos que comparten con el espectador sus vidas, sus inquietudes e ilusiones. Se trata de una instalación de vídeo compuesta por varios dípticos en los que Kisseleva hace una crítica hacia las condiciones que estructuran y limitan al proceso creativo en el mundo del arte contemporáneo. Hasta el 5 de junio.

Imagen: Olga Kisseleva. Wise Hands and Feather Piece (frame 1), 2011