Una docena de obras del IVAM de Valencia de entre las muchas que viajaron a China para formar parte de la muestra Arte español, han resultado dañadas por el largo viaje al que se les ha sometido y la falta de profesionalidad y rigor en el transporte, desembalaje y manipulación de las obras. Entre algunas de ellas había piezas de Equipo Crónica, Miquel Barceló, Joan Miró, Eduardo Arroyo o Antoni Tápies por lo que el valor del conjunto de las piezas, y de los daños causados, es muy elevado. Grietas, hongos y ondulaciones son algunos de los daños detectados por la conservadora del centro que analizó las obras tras su regreso a casa y, cuyo informe, se filtró al Diario de Levante con todas sus observaciones. El IVAM ha emitido un comunicado en el que explica que este tipo de contratiempos son habituales en las itinerancias de exposiciones pero, sin embargo, el informe de la especialista apuntaba como recomendación el plantearse en el futuro si volver a trabajar con centros de poca tradición que no aseguren la integridad de las obras. Precisamente por esta aseveración, que implica una decisión poco acertada de la dirección al consentir la itinerancia, se ha vuelto a pedir (desde las asociaciones profesionales y desde el propio gobierno autonómico) la dimisión de la directora del centro Consuelo Císcar que, por el momento, no ha hecho declaración alguna.