Hay demasiados museos en España: esta es una letanía que escuchamos a menudo; la proliferación de estos a partir del 2000, siguiendo el efecto milagroso del Guggenheim, dio como resultado museos como setas, que se abrían a un ritmo vertiginoso y de cualquier tema: del vino, del chocolate, etnográficos, históricos…quien no tenía historia se la inventaba, sólo para poder hacerse un museo. Cuando esta burbuja explotó, los museos se quedaron sin partidas económicas y muchos incluso sin contenido (o nunca llegaron a tenerlo, directamente). Ahora, acabando el 2014, Barcelona abre un nuevo museo con otro espíritu: el Museo del Diseño aúna en su colección las piezas que conforman el Museo de las Artes Decorativas, el Museo de Cerámica, el Museo Textil y de la Indumentaria, y el Gabinete de las Artes Gráficas. Una amplia recopilación que parte desde el siglo IV a.C. hasta la actualidad, pasando, por supuesto, por la Edad Media, la alta costura, el diseño contemporáneo o la joyería actual. En total más de 70.000 piezas que se mostrarán en el interior del edifico del Diseño Hub Barcelona. La apertura presenta cuatro exposiciones: Del mundo al museo. Diseño de producto, patrimonio cultural, sobre patrimonio industrial y los objetos asociados a este, especialmente producidos en Cataluña; Extraordinarias! Colecciones de artes decorativas y artes de autor (siglos III-XX) sobre talleres de artesanos y estudios de artistas, con obras únicas de autor; El cuerpo vestido. Siluetas y moda (1550-2015), con la costura y la vestimenta como elementos sociales identificativos y muy importantes según la clase y el momento histórico; y finalmente El diseño gráfico: de oficio a profesión (1940-1980) con carteles, publicidad, publicaciones, libros, y el paso del dibujo al diseño gráfico. Un programa completo para disfrutar desde la perspectiva más amplia del diseño en todas sus vertientes. Hasta el 31 de enero de 2015 el museo ofrece puertas abiertas.