Tony Oursler fue el primer artista al que el Adobe Museum of Digital Media, dedicó una muestra monográfica hace tan solo unos meses cuando se inauguraba con el objetivo de fomentar el arte digital mediante exposiciones y actividades virtuales. Un centro abierto 24 horas, 365 días al año y accesible a cualquier persona que disponga de una pantalla y una conexión a Internet. Lo que podría haber sido una apuesta megalomaníaca de la empresa líder en software de diseño, edición y representación para la producción web parece que tiene su continuidad en el espacio-tiempo cibernético e inaugurará próximamente, el 11 de noviembre, una muestra de la japonesa Mariko Mori. Una exhibición Journey to Seven Light Bay, comisariada por el directivo del Bard College Tom Eccles, en la que se podrá seguir el proceso creativo de la artista y entender mejor sus intentos por conectar las nuevas tecnologías con la espiritualidad de la naturaleza y las tradiciones ancestrales.