The Girl, the Monster and the Goddess es la retrospectiva con la que el Moderna Museet de Mälmo quiere rendir homenaje a la creadora francesa Niki de Saint Phalle (1930-2002). Autodidacta y prolífica participó activamente de la escena artística neoyorquina de los 60, donde fue desarrollando un estilo propio basado en el uso de formas fantasiosas, colores vibrantes y temas que desafiaban las convenciones del momento y que reivindicaban el rechazo de los arquetipos, el poder de las mujeres, la libertad sexual y política, la imaginación desenfrenada y la igualdad de las clases, entre otros asuntos. Trabajó diversos medios aunque la consagraron sus shooting paintings, en las que lanzaba bolsas de pinturas a lienzos y objetos, en una vuelta de tuerca al dripping falocéntrico del expresionismo abstracto. Otra de las obras con las que causó un gran revuelo en la escena internacional fue Ella, escultura de un cuerpo de mujer tendido junto al Moderna Museet de Estocolmo. Una pieza que en su día fue la mayor escultura de un cuerpo de mujer de la historia, concebida para que el espectador pudiera introducirse en el interior a través de la vagina, razón por la cual la muestra fue clausurada y censurada a los pocos día de la inauguración. Ahora, décadas después el Moderna honra la memoria y la obra de esta artista e inicia con su exposición un ciclo dedicado a creadores que, como Niki de Saint Phalle, significaron un antes y un despúes para la historia del museo. Hasta el 9 de septiembre.

Imagen: Niki de Saint Phalle. Vista de la instalación Ella.