VÍDEO

Helmut Newton ha sido uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX, creando un estilo propio y fácil de reconocer, en el que la seducción y el glamour eran sus señas de identidad. Sus retratos a famosos de toda índole son fáciles de identificar, pero si por algo se reconoce una fotografía del alemán es por su visión de los desnudos femeninos y los tacones de aguja. Helmut Newton definía la fotografía de moda como una fotografía de todo menos de moda, debía parecer una foto de recuerdo, un retrato o de paparazzi. Su trabajo como fotógrafo le rodeó siempre de modelos, de mujeres a las que retrataba con su cámara; Vogue o Elle son algunas de las revistas para las que trabajó. En el año 2012, el Grand Palais de París acogió la primera retrospectiva de Newton, la encargada de seleccionar las fotografías que se iban a exponer fue su mujer, June Newton. En dicha exposición se proyectó un fragmento del documental Helmut by June, que contestaba a la pregunta que le hacían a June constantemente: ¿no siente celos por el trabajo de su marido? La respuesta no era otra que “sólo me preocupé una vez, cuando empezó a fotografiar flores, flores muertas”.