Antonio Manfredi, director del Museo de Arte Contemporáneo de Casoria (Nápoles), ha publicado en el periódico La Reppublica una carta enviada a la Canciller alemana Angela Merkel pidiendo asilo político para el museo. El motivo que ha provocado esta drástica iniciativa ha sido el acoso sufrido por la mafia local que lleva más de dos años amenazando, asediando y realizando actos vandálicos sobre el centro. La deseperación de Manfredi se ha visto acentuada ante el desinterés mostrado por las autoridades políticas del país ya que en todo este tiempo no sólo no ha logrado apoyo del Ministerio de Cultura sino que ni tan siquiera ha conseguido ayuda policial para solventar esta pésima situación. EL CAM alberga una colección de 830 obras valoradas aproximadamente en 10 millones de euros entre las que hay una alta representación del arte italiano más reciente y es que este museo se fundó en 2005 con el fin de acumular arte actual y representativo de la escena local y nacional. El museo dispone además de un parque de esculturas en sus alrededores por el que los visitantes deberían poder pasear. En la carta escrita a Merkel, el director propone que Alemania acoja y custodie al Museo como si éste fuera un exiliado político. De este modo el edificio y su patrimonio podrían conseguir protección y funcionar con normalidad, y aunque Manfredi es consciente de que su acción se va tomar como una provocación, espera al menos que esta iniciativa mediática sirva para que el Gobierno italiano actúe y proteja un bien cultural que pertenece a todos.