Hacía días que se esperaba la noticia, más de una vez se llegó a publicar y a desmentir. Rafael Tovar y de Teresa (México DF, 1954 – Ciudad de México, 2016) fallecía en el Hospital Central Militar de Ciudad de México de un cáncer que le fue tratado en los Estados Unidos pero contra el que nada se pudo hacer. Abogado, diplomático y escritor, pero sobre todo el hombre que estructuró la cultura mexicana y para el que Enrique Peña Nieto crea la Secretaria Cultural de México por decreto en diciembre de 2015. Su trabajo como gestor cultural se desarrolló principalmente durante el sexenio de Carlos Salinas en el poder en los años 90. Entre 2001 y 2007 fue embajador de México en Roma y, después de salir de su cargo, escribió algunos libros sobre su obsesión particular: Porfirio Díaz y su época. Con la vuelta del PRI al poder, Tovar y de Teresa regresaba a su lugar natural: la gestión y dirección de la cultura mexicana. Personaje controvertido, polémico y poderoso, es el responsable de la estructura cultural actual. Su fallecimiento abre una etapa de dudas y polémicas para establecer una continuidad en su labor.