El que fuera el renovador del tapiz contemporáneo en España en la década de los 60, ha fallecido a los 82 años en el Hospital de Angers, en Francia, donde llevaba una semana internado debido a un ictus hemorrágico. Muere con él una larga tradición de tapiceros de la que Grau-Garriga (San Cugat, 1929) fue el nexo con el arte actual. Estudia en la Escuela de Bella Artes y perfecciona su conocimiento en Francia y en Estados Unidos. En 1964 expone individualmente en la galería Gaspar en Barcelona, en la que sería la primera muestra individual de un artista tapicero en una galería de arte contemporáneo. Fue el fundador de la Escuela Catalana del tapiz y sin duda uno de los más importantes artistas informalistas de su tiempo. En 1988 el Palau Robert de Barcelona le dedicó una exposición retrospectiva. Actualmente vivía en Francia, donde será enterrado. Josep Grau-Garriga se une así a la destacada lista de artistas fallecidos este lamentable mes de agosto.