El pasado 6 de agosto falleció el pintor polaco Roman Opalka (1931-2011) en un hospital italiano a los 79 años edad por una infección generalizada. Conocido por sus estudios sobre la progresión del tiempo, su obra más conocida es 1965/1 à infini, una serie de lienzos donde desde 1965 anotaba los números en orden ascendente desde el número 1 y que fueron un documento sobre el tiempo y su definición. Cada año pintaba unicamente cinco lienzos que titulaba détail (detalle). Sus obras se encuentran actualmente en colecciones como la del Centro Pompidou de París o el MOMA de Nueva York.
Opalka nació en Francia, tras volver con su familia a Polonia en 1935 fueron deportados en 1940. En los años 70 se establece de nuevo en Francia de forma definitiva.