El fotógrafo de origen checo Miroslav Tichý falleció el pasado 12 de abril a la edad de 84 años. Tichý, tal vez uno de los fotógrafos más insólitos y misteriosos del panorama internacional, y conocido por sus cámaras fabricadas a mano e imágenes de desnudos femeninos obtenidas en la más absoluta clandestinidad, fue “descubierto” a los 78 años por el comisario Harald Szeemaan, quien le seleccionó como participante para la primera edición de la Bienal de Sevilla de 2004, celebrada bajo el título de La alegría de mis sueños en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Un año después, en 2005, y casi con 80 años, el fotógrafo fue galardonado en los Reencontres de Arles con el Premio al Nuevo Descubrimiento. Desde entonces, sus obras fueron objeto de numerosas exposiciones individuales en espacios como la Kunsthaus de Zúrich o, más recientemente, en el International Center of Photography de Nueva