El parque de esculturas de Yorkshire acoge un centenar de piezas del artista Joan Miró. Con ello se cumple uno de los deseos del artista: poder exponer sus creaciones al aire libre, fundidas con una naturaleza tan exhuberante en este caso, como las formas curvilíneas de las creaciones del catalán. Así, en este contexto estrellado, el bronce de las esculturas se funde y se fusiona con los árboles, el cielo y la tierra y se exhiben en un marco incomparables piezas como Monumento a la mujer (1970), Pájaro lunar (1966) o Personaje gótico (1967) que rinden homenaje al Miró escultor ya que, a pesar de haber ejecutado más de cuatrocientas obras, sigue siendo menos conocido por esta faceta que por la de pintor. Además de Miró otros artistas que han pasado por este parque son Henry Moore, Barbara Hepworth, Antony Gormleym, Jonathan Borofsky, Alec Finlay, Andy Goldsworthy o Jaume Plensa.