La exposición Kukuxumusu relocated propone un nuevo modo de percibir la obra de arte y el espacio expositivo. El proyecto conlleva el desplazamiento de la empresa Kukuxumusu, con sus empleados y puestos de trabajo incluidos, a la Galería Moisés Pérez de Albéniz, donde deberá seguir realizando sus gestiones y actividades con normalidad pero bajo la observación de los visitantes de la galería. Mikel Urmeneta plantea a través de esta muestra un cambio de roles en el que el negocio se convierte en objeto de interés y contemplación. Estará abierta hasta el 23 de mayo.