La novela Metaformosis en el noveno asalto es un relato de ficción dentro de otra ficción generada a partir de una realidad, un proyecto de la productora de arte Consonni con el que se quería entrometer a una artista plástica, Begoñá Muñoz, en el mundo de la música y hacerla pasar, y triunfar, en este sector. Contruir a una cantante, alumbrar de la nada a una estrella pop. Un proceso iniciado en el 2000, que termina con la firma de un contrato con Subterfuge en 2003; y que evidencia la capacidad para construir casi cualquier cosa con los medios y las ideas necesarias para hacerlo. Un proceso que narra Lutxo Egia con maestría, con distintas voces y puntos de vista (los de los diferentes personajes de la novela), y que entremezcla con aspectos de la vida cotidiana como las relaciones laborales, el fenómeno fan o la pasión imaginada a la vez que saca a colación, y aporta al proyecto, la relevancia del espectador como público y viceversa.