Dos de los museos norteamericanos más importantes han anunciado que compartirán espacio expositivo a partir de 2015 cuando el Whitney Museum cuente con la nueva sede que Renzo Piano le está construyendo. Un edificio mayor que el actual para albergar sus colecciones y sus muestras temporales, ubicado en el Meatpacking district neoyorquino, una zona trendy de la ciudad en pleno auge. Cuando el Whitney se mude el Metropolitan Museum podrá entrar en el edificio Breuer, ejemplo prototípico de arquitectura brutalista ubicado en plano Madison. Además de compartir este mítico espacio los dos museos compartirán obras de sus colecciones, coproducirán muestras y, en definitiva, aunarán esfuerzos para racionalizar gastos y esfuerzos.