El que apuesta se arriesga siempre, a veces a perder y a veces a ganar. Así ha debido pensar la casa de subastas neoyorquina Sotheby´s la madrugada del miércoles, cuando decidió lanzarse a la piscina con un lote impresionista. Su rival más directo, Christie´s, decidió postergar su subasta a la semana próxima por la recién apertura de Venecia, y Sotheby´s se quedó sólo ante el mercado. Y le salió bien la jugada. Tanto es así que La avenida de los Alyscamps de Vincent Van Gogh alcanzó los 66,3 millones de dólares en la venta, el tercer precio más alto por un Van Gogh desde 1998. El total de la noche fue de 368,34 millones, al venderse también varias obas de Claude Monet, entre ellos uno de los Nenúfares por 54 millones (aunque Sotheby´s esperaba entre 30 y 45 millones, y batiendo otro récord). Comienza la temporada primaveral para las subastas, que empiezan con buen pie y buenas ventas.


Imagen: Vincent Van Gogh. L´Allée des Alyscamps, 1888.