El artista Maurizio Cattelan (junto a Pierpaolo Ferrari) ha participado con la realización de la portada, y la publicación de imágenes extraidas de su revista Toilet Paper, en el número de marzo de la revista Vice, dedicada a la Santísima Trinidad. Este es el primer trabajo que hace Cattelan después de que anunciara su retirada del mundo del arte y, como casi todo en lo que interviene el artista, la polémica ha surgido y es que la imagen de portada de Cattelan, consistíta en una trinidad formada por un desatarcador, una grapadora y un dildo. Dado que el dildo dudosamente iba a poder burlar la censura del servicio de correos norteamericano, la revista optó por poner una pegatina con la palabra “dildo” escrita para ocultar la imagen, a la vez que inició una campaña para que los lectores la pegaran por las calles y luego, lo documentaran con fotografías. De este modo Nueva York se ha llenado de dildos textuales y Cattelan, de nuevo en la palestra.