La historiadora del arte, comisaria independiente y crítica de arte Chus
Tudelilla Laguardia (Logroño, 1961) acaba de publicar su libro Mathias
Goeritz. Recuerdos de España (1940-1953)
. Se trata del primer tomo de
la tesis doctoral de la autora, una investigación en profundidad sobre la
figura del escultor Mathias Goeritz (Danzig, 1915 – Ciudad de México,
1990), su protagonismo en la cultura española de la posguerra y sus
posteriores proyectos en Gudalajara (Jalisco). Una investigación que
responde también a un vacío historiográfico en lo referido a la labor de
Goeritz en nuestro país y a su fundamental papel como aglutinador de todos
aquellos que quedaron aislados tras la guerra, todos los vencidos que
consiguieron reunirse dentro del nuevo orden establecido alrededor de la
conocida Escuela de Altamira. La nómada historia de Goeritz le lleva a
instalarse en 1948 en Santillana del Mar, desde donde decidió comenzar una
de las, escasas pero fundamentales, experiencias de vanguardia artística
española tras la Guerra Civil. De esta manera, como señala Tudelilla, la
historia de Goeritz es también la historia de quienes se quedaron tras la
guerra, encerrados dentro de España pero con ansias por acabar con la
reclusión. Con todas las reclusiones: la física, la ideológica, la
económica, la artística… Goeritz tuvo mucho que decir en la orquestación
de este empeño de fuga, ofreciéndose casi a modo de mediador, para
propiciar debates y reflexiones sobre el panorama artístico español y las
cadenas que impedían su desarrollo. El nuevo libro de Chus Tudelilla
promete arrojar algo de luz sobre este periodo de la historia del arte
español a través de la figura de Goeritz, además de acercarnos al trabajo
que el artista realizó una vez se hubo trasladado a México. Parece que el
Museo Reina Sofía también contribuirá con una exposición sobre Goeritz
prevista para este mismo año.

(Mathis Goeritz. Recuerdos de España (1940-1953), Chus Tudelilla
Laguardia. Ed. Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2014)