Los premios nacionales siguen siendo noticia; en este caso el Premio Nacional de Arquitectura recae en uno de los más atípicos de su generación, Juan Navarro Baldeweg, reconocido por obras suyas como el Palacio de Congresos de Salamanca, los Teatros del Canal en Madrid, el Museo de Altamira o el Centro Woolsworth en la Universidad de Princeton, entre otros. El jurado ha valorado su aportación a la arquitectura también como artista, además de sus reflexiones teóricas sobre la dimensión social de los edificios y su función como docente. Baldeweg fue premiado en 1990 con el Premio Nacional de Artes Plásticas, ya que su trayectoria trasciende lo arquitectónico y trabaja con gran maestría en pintura y escultura también. El merecido galardón se otorga en un momento muy especial, sobre todo para quienes estén en Madrid, ya que el trabajo reciente del artista se expone en Un Zodíaco en Museo ICO hasta el 1 de febrero de 2015. Recordemos también que el último premiado en este galardón fue Lluis Clotet en 2010, ya que tanto en 2011 como en 2012 no se concedió.