El Museo de Arte Abstracto de Cuenca amplía su espacio, tal y como han acordado con la Fundación Juan March. El edificio de las Casas Colgadas albergará parte del centro, y la ampliación incluye un mayor espacio para mostrar la colección permanente, además de la posibilidad de incorporar nuevas obras. El museo incluirá mayor capacidad para los talleres educativos, una sala para conferencias y presentaciones, y un espacio concreto para exposiciones temporales. Desde la fundación buscan también recuperar el uso público de espacios históricos del museo y convertir el centro en un espacio mucho más ambicioso. Se trata de una ampliación que coincide con la celebración de los 50 años del museo en 2016.