VÍDEO

“El desafío imaginativo que espera a cualquier autor Mundane Afrofuturista que acepte que esto es todo: la Tierra es todo lo que tenemos. ¿Qué haremos con él? El efecto castigador pero esperanzador de imaginar un mundo de fantasía sin agujeros: no hay portales para los reinos egipcios, ni inmersiones a Drexciya, ni volar a los africanos para llevarnos a la tierra prometida… Entender que nuestra dualidad es inherentemente contemporánea, incluso futurista. DuBois preguntaba cómo es sentirse un problema; Bastard contesta: “Si tengo un problema, un problema tiene un problema hasta que se ha ido”.

Esta cita forma parte de The Mundane Afrofuturist Manifesto, realizado por la artista y cineasta Martine Syms en 2013, que profundiza en una nueva teoría de la estética negra en el siglo XXI y examina la tensión entre los canales convencionales de distribución de medios y la imaginación de los negros. Para ello indagó en la historia de cinco mujeres artistas del sur de California. En su manifiesto, Syms hace un llamamiento a los productores artísticos de la diáspora negra a crear una cultura que se centre en un futuro más realista en la tierra.

Martine Syms comenzó su práctica artística en 2007. Utiliza el vídeo para examinar las representaciones de los negros y su relación con la narrativa, los movimientos feministas y las tradiciones radicales. Ahora hasta el 16 de julio el Museo de Arte Moderno (MoMa) de Nueva York presenta Projects 106: Martine Syms, que supone la primera exposición individual en la ciudad con obra de la artista. En la muestra se presenta una instalación centrada en el primer largometraje de Syms, Incense Sweater & Ice (2017); la película realiza un viaje desde Mississippi a Los Ángeles pasando por St. Louis para reflejar los legados de la Gran Migración. Martine Syms muestra cómo la producción de identidad y la producción de imágenes se han entrelazado en la vida contemporánea debido a la constante interacción del público con la cultura de masas y el desarrollo de las redes sociales. Así pues, el film explora una herencia cultural compartida de programas de televisión, anuncios, imágenes de la cámara policial, Vines y fotografías oroginales para crear un collage dinámico sobre el legado familiar, cultural e histórico.