Es uno de los escultores españoles vivos con más reconocimiento internacional, y sus esculturas de hierro que juegan con la espiral, el hueco y el viento son parte de la memoria visual de casi cualquiera hoy. Ahora la Academia de Bellas Artes de San Fernando le rinde un merecido homenaje a Martín Chirino (Las Palmas, 1925) eligiéndole académico honorario. Fue nombrado ya el pasado febrero y el 12 de octubre el canario lee su discurso de ingreso, La Fábula del Herrero. En sus palabras destacan los recuerdos y la memoria de su trabajo como escultor, las ideas que le llevaron a forjar el hierro dándole forma infinita en espirales eternas. El pasado 10 de febrero la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando elegía a Chirino como Académico honorario en la Sección Escultura tras ser propuesto en diciembre de 2013 por los académicos Francisco Calvo Serraller, Venancio Blanco y Juan Bordes. Un ingreso tardío pero no por ello menos emotivo para el escultor, cofundador del grupo El Paso en 1957, que ve así de nuevo reconocido el mérito a su trabajo y su aportación a la historia del arte español contemporáneo con obras llenas de simbolismo y riqueza formal.